[Mobalco escala posiciones en el mercado inglés]


Cuando uno escucha la historia de Mobalco, una compañía especializada en muebles de cocina nacida y con base en A Pobra do Caramiñal, se le vienen a la cabeza tantas y tantas empresas con esa idiosincrasia tan gallega de empezar de cero, trabajar duro y convertirse en auténticos referentes; esa filosofía de que para ser grande primero hay que ser pequeño que tan relegada quedó en los tiempos de vacas gordas en los que de la noche a la mañana surgían de la nada imperios empresariales. Mobalco nació en A Pobra cuando en España todavía quedaba lejos la democracia, en el año 1959. Era entonces una pequeña carpinterí-ebanistería que en 1978 acabaría especializándose en muebles de cocina. Desde el 2006, su presencia en certámenes internacionales es habitual. Acaba de estar en la Grand Designs London, donde aprovechó para escalar posiciones en el mercado inglés.

La asistencia de Mobalco a la exposición Grand Designs London, en la que estuvo conjuntamente con su distribuidor local. Intervari, es, en realidad, un buen termómetro para medir la presencia de la firma pobrense en las grandes citas empresariales a nivel mundial. En este foro, que se celebró en mayo, Mobalco dió a conocer las propuestas que tiene pensadas exclusivamente para el público inglés. Sí. Porque el mercado británico es un tanto especial, Mobalco adapta sus acabados y equipamientos a unos gustos más tradicionales que los del mercado continental europeo, la tendencia es más conservadora, con diseños más recargados... Por ejemplo, triunfan en Londres las puertas del mobiliario de cocina con diseño clásico y enmarcado de acero inoxidable. También los brillos, que a nivel nacional son más difíciles de colocar en el mercado.

En la Grand Designs London, Mobalco también presentó un proyecto al que su nombre delata: Ecoinnovación, hecho con la colaboración de varias universidades. Este plan se llevó a cabo para analizar todo el proceso productivo, la selección de materiales, los métodos de trabajo, el consumo de energía, el embalaje y transporte... Todo ello para elaborar un protocolo de desmontaje y reciclaje de cada componente. Señalan desde Mobalco que este tipo de productos positivos para el medio ambiente tienen tirón en el ámbito internacional.

Quizá sea esa apuesta por el reciclaje o su esmero por ofrecer diseños de alta calidad y a la carta, con la posibilidad de personalizar cualquier tipo de detalle, lo que está haciendo que Mobalco se pueda abrir paso en grandes eventos como el de Londres o la Eurocucina Feria de Milán -otra gran cita del sector a nivel mundial- y el que permitió que en el 2012 ampliase sus puntos de venta a lugares tan dispares como Orleans, Chicago, Hong Kong o Bangkok. Además, este ejercicio prevé contar con puntos de distribución en París, Shanghái, Burdeos, Mánchester, Berlín y San Francisco. Y todo se planea desde A Pobra, un concello de menos de 10.000 habitantes. Tener su sede ahí refuerza la filosofía de la firma: lo pequeño es hermoso.